logo-header



Al momento de iniciar un proceso terapéutico es importante aclararle al paciente  algunos de los mitos y creencias erróneas entorno a la hipnosis, así mismo se hace necesario saber cuál es el concepto que tiene de la misma, esto con el fin de generar confianza en el uso de la técnica procurando la eficiencia y eficacia de la misma. A Continuación se exponen solo algunos de los mas comunes, para ello retomamos al Dr Antonio Capafons quien expone 7 mitos generales en su libro Hipnosis:

Mito 1: La hipnosis no pertenece al campo de la psicología científica. Los que la practican suelen ser charlatanes, sanadores o personas del espectáculo. Las personas que mejoran con ella suelen ser crédulos, ignorantes y dependientes.

Desmitificación: Autores importantísimos de la psicología científica trabajaron y trabajan con hipnosis (William James, Wund, Hull, Ellis). De todas las personas con quienes se ha desarrollado la hipnosis se sabe muy poco, no necesariamente tienen que tener una patología, eso si deben tener una actitud positiva hacia la hipnosis. Lo importante a resaltar aquí es la normalidad de las personas con quienes se trabaja la hipnosis, no necesariamente deben ser personas con un perfil determinado.

Mito 2: La hipnosis puede dejar a la persona "enganchada" en un trance y no poder salir del "estado hipnótico".

Desmitificación: Estudios acerca de la hipnosis aplicada a varios sujetos a demostrado que solo el 1% no recuerda nada de lo que ocurrió en la hipnosis.
Por otro lado la técnica de hipnosis se usa precisamente para el incremento del autocontrol.

Mito 3: La Hipnosis puede explicitar o agravar patologías “latentes” de la persona. Incluso puede desarrollar alteraciones psíquicas en los individuos sanos. Los individuos con problemas psicopatológicos, pueden empeorar con hipnosis..

Desmitificación: En este punto es importante aclarar que se debe conocer las expectativas del sujeto a hipnotizar para no partir de falsas y erroneas creencias y miedos posibles ante la hipnosis. La hipnosis pues no puede agravar ninguna situación pero si puede crear desanimo en las personas que esperan curas milagrosas con la hipnosis, por tanto no puede tampoco generar problemas o desordenes en personas sanas.

Mito 4: La hipnosis provoca un estado parecido al sueño, en que el que la persona muestra unas características especiales. Y si no se consiguen estas características, persona no está hipnotizada. Sólo se puede estar en esta situación especial, si se ha recibido un método de inducción hipnótica

Desmitificación: La hipnosis no implica ninguna clase de sueño y que la apariencia hipnótica habitual (relajación, ojos cerrados, etc.) no es sino una forma más de usar la sugestión hipnótica.

Mito 5: La hipnosis elimina y anula el control voluntario de la persona. Esta se convierte en un autómata en manos del hipnotizador, por el que puede cometer actos delictivos, antisociales, inmorales o a hacer el ridículo

Desmitificación: La hipnosis no es un medio eficaz para anular la voluntad de nadie. En la actualidad no existe ningún dato comprobado de alguna persona que haya obrado en contra de su voluntad debido a la hipnosis.
La persona hipnotizada no pierde el control por estarlo, si alguien perdiera el control seria porque también lo pierde fuera de hipnosis.

Mito 6: La hipnosis provoca reacciones inusuales, excepcionales y casi mágicas en las personas.

Desmitificación: La hipnosis no provocan reacciones ni competencias que la persona no posea ya en su repertorio.
La hipnosis no creara ningún estado especial en las personas fuera de los que ya posee fuera de la hipnosis.

Mito 7: La hipnosis es una terapia (hipnoterapia) , sumamente útil, rápida y eficaz, que no exige ningún tipo de esfuerzo por parte del cliente por cambiar el comportamiento. Solamente las personas muy susceptibles, pueden beneficiarse de ella.

Desmitificación: Es importante aclarar a las personas que la hipnosis no produce respuestas milagrosas inmediatas, que toda aplicación de la técnica debe ir seguida de una estrategia terapéutica independiente del enfoque psicológico al que el profesional pertenezca.
Las   respuestas   excepcionales  se  dan   en   personas  que   son excepcionales.

Capafons, A. (1988). Hipnosis clínica: Una visión cognitivo-comportamental. Papeles del Psicólogo, 69, 71-88.